Construido en el 2008 por los arquitectos Emiliano López y Mónica Rivera,  en medio de un campo de cereal,  muy cerca del parque natural de Las Bardenas Reales. Construido en una sola planta, el hotel se integra perfectamente con el paisaje austero que lo rodea.