En Paris, construido a finales de los años ’80 por el arquitecto francés Jean Nouvel. Supuso un hito dentro de la denominada «revolución francesa arquitectónica» promovida por el entonces presidente de la república François Miterrand, y es clave para comprender posteriores intervenciones de Nouvel que en 2008 ganó el prestigioso Premio Pritzker.