Proyecto de los arquitectos  Alan Chu y Cristiano Kato. Esta pequeña casa (36m2), pertenece al vigilante  de una propiedad en una isla en la costa norte del Estado de São Paulo, Brasil.