Vivir en un hotel cuando se viaja supone un enorme gasto si además uno es un estudiante que está cursando los estudios lejos de casa.  Este hotel tiene como objetivo devolver las «chabolas» de lujo al estudiante del siglo 21 y al viajante perspicaz que mira por su bolsillo.