La prestigiosa firma de arquitectura británica Carmody Groarke concluyó a finales del pasado año esta gran casa unifamiliar. Su ubicación fue esencial a la hora de desarrollar los volúmenes y las orientaciones, ya que está situada en una avenida contigua a Highgate Wood, un bosque de 28 hectáreas de la periferia norte de Londres.